Martes , diciembre 11 2018

SAMARA

Samara brilla con luz propia por sus peculiares récords: es que aquí se ubican la estación de trenes más alta y la plaza más grande del país.

Fundada en 1586, la ciudad se estableció a orillas del río del mismo nombre cuando se levantó una fortaleza de la guardia, que posteriormente creció convirtiéndose en un centro de comercio en la región.

Para variar, también tuvo su propio nombre durante la época soviética: fue bautizada como Kúibishev, en honor al célebre revolucionario Valerián Kúibishev. Y no solo la rebautizaron: también la tuvieron en mente para declararla como una capital provisoria de la Unión Soviética durante la segunda guerra mundial, en caso de que Moscú cayera en manos de los nazis. Es más: hasta las fábricas ubicadas en la parte europea de Rusia fueron trasladadas a modo de evacuación a Samara, con sus trabajadores y sus familias.

Samara

 

Hoy cuenta con 1.100.000 habitantes y es famosa por ser un núcleo de la industria aeroespacial rusa: en el Centro de Cohetes Espaciales Progress se construyó el famoso Vostok-1, que llevó a Yuri Gagarin a convertirse en el primer hombre en volaren el espacio exterior.

De hecho, uno de los puntos más emblemáticos de Samara es el monumento de 68 metros de alto y 20 toneladas que recrea la lanzadera Soyuz, construida para conmemorar el mítico viaje espacial de Gagarin.

Monumento al Soyuz

 

¿Qué hacer en Samara?

La ciudad cuenta con varias edificaciones antiguas destacadas por sus características arquitectónicas: el Monasterio Femenino Iverski, la Iglesia Luterana de San Jorge, y la Iglesia del Sagrado Corazón (o “Templo Polaco”), una iglesia católica que durante la época soviética fue convertida en museo y durante los 90 fue devuelta a la comunidad católica. Es uno de los edificios más altos de la ciudad.

Campanario del Monasterio Femenino Iverski
Campanario del Monasterio Femenino Iverski
Monasterio Femenino Iverski
Monasterio Femenino Iverski
Monasterio femenino Iverski y la Capilla de los Mártires reales
Monasterio femenino Iverski y la Capilla de los Mártires reales
Iglesia Luterana de San Jorge
Iglesia Luterana de San Jorge
Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús
Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús

 

Además, de los tiempos soviéticos, quedó el llamado Búnker de Stalin, que consta de una extensa red de túneles subterráneos construida en plena II Guerra Mundial, cuando fue evacuado a la ciudad el Sóviet Supremo, máximo órgano legislativo de la URSS, y las sedes diplomáticas de otras naciones.

Aquí se construyó, a una profundidad de 37 metros, el cuartel provisional del comandante en jefe de la URSS, Iósif Stalin, convirtiendo a la ciudad en una segunda capital soviética.

Desde los 90 se puede visitar el búnker y realizar visitas guiadas.

Sala de conferencias del búnker
Sala de conferencias del búnker
Escritorio de Stalin en su bunker
Escritorio de Stalin en su bunker

 

¿Te gusta la cerveza?

En Samara se encuentra una de las cervecerías más antiguas de Rusia, la Cervecería Zhiguliovski. Fundada por el austriaco Alfred Vacano von Wellho, esta fábrica de cerveza, que no era una bebida tradicional en Rusia, abrió sus puertas en 1881.

La planta sufrió muchos cambios a lo largo de los años: por ejemplo, cuando al inicio de la I Guerra Mundial se aprobó en Rusia la ley seca, en la fábrica se dispuso un almacén y una enfermería, además de producirse granadas, camas y comestibles.

Cervecería Zhiguliovski
Cervecería Zhiguliovski

 

Samara es interesante, no solo por sus espectaculares monumentos, sino también por sus pequeños encantos. Posee concurridas callejuelas con estatuas dedicadas tanto a personajes reales como a diferentes personajes literarios y del cine.

Samara
Samara

 

Respecto al estadio, el Samara Arena se empezó a construir en 2014, y se planea que tras el mundial quede rodeado por una urbanización residencial. El tema de los viajes espaciales dominó el concepto del diseño, como homenaje a la industria aeroespacial.

El estadio, con capacidad para 45.000 espectadores, tiene forma de cúpula de cristal, con una estructura básica metálica de alta tecnología que cubrirá las tribunas.

Después de Rusia 2018, el estadio se convertirá en la sede del FC Krylya Sovetov, un club que ha participado ya en varias competiciones europeas.

Samara Arena
Samara Arena