Domingo , agosto 19 2018
Moscú, Rusia

MOSCÚ

Si hablamos de las sedes y los estadios, no podemos evitarlo: hay que empezar con Moscú.

La capital rusa, habitada por más de 12 millones de personas, es una metrópoli super dinámica que ofrece una variedad impresionante de actividades a sus habitantes, y a los 4 millones de turistas que la visitan cada año: vida nocturna, restaurantes, paseos de compras, cultura y una arquitectura inigualable.

Moscú, centro
Moscú, Rusia

El Kremlin, el Teatro Bolshoi y la Galería Tretiakov están entre los sitios arquitectónicos y culturales más relevantes, además de la Plaza Roja y la Catedral de San Basilio.

Moscú, Kremlin
Kremlin
Plaza Roja
Teatro Bolshoi, Moscú
Teatro Bolshoi
Moscú, Galería Tretyakov
Galería Tretyakov

 

También la red de subterráneos de Moscú es un atractivo por sí misma, por estar repleta de obras de arte y paredes trabajadas. No por nada la llaman “el Palacio del Pueblo”.

Metro

 

En Moscú precisamente abrirá y cerrará el mundial, en el Estadio Luzhnikí, con capacidad para 81.300 personas. Es el de mayor capacidad, fue construido en 1956 y ha albergado partidos de la selección rusa, campeonatos, competiciones de todo tipo e incluso los Juegos Olímpicos de 1980. En 2013 empezaron las obras de reconstrucción del estadio para adaptarlo al mundial: se eliminaron las pistas de atletismo, se corrieron las gradas para que queden más cerca del terreno de juego y se ajustó su pendiente.

Moscú, Estadio Luzhniki
Estadio Luzhniki

 

Pero ojo porque no es el único estadio moscovita donde habrá partidos del mundial: también alberga el Otkrytie Arena, operado por el Spartak, con una capacidad de 46.000 espectadores y ubicado en la vecina localidad de Tushino.

Es uno de los clubes más populares de Rusia, fundado en 1922, y sin embargo nunca había tenido estadio hasta que en 2010 empezó a construir el suyo en el lugar que antes ocupaba el aeródromo de Moscú.

La fachada puede cambiar de color dependiendo del equipo que esté jugando en el estadio: por ejemplo, cuando juega el Spartak, se cubre de rojo y blanco, y cuando juega la selección nacional adopta los colores de la bandera rusa.

Cambió la fisonomía del área, a tal punto que se inauguró una nueva parada de metro en la zona, y además apenas termine el mundial se empezará a realizar la construcción de un barrio residencial en sus alrededores.

Moscú, Otkrytie Arena
Otkrytie Arena