Domingo , agosto 19 2018

EKATERIMBURGO

Tal como pasaba con San Petersburgo, a la que llamaban ‘la ventana a Europa‘ por estar tan cerca del viejo continente, a Ekaterimburgo le dicen ‘la ventana a Asia‘, por ser una urbe clave para aquellos que viajan camino a la extensa y rica Siberia.

La historia de la ciudad comenzó en el siglo XVIII cuando en la región de los Montes Urales, la cordillera más larga de Europa, se levantaron numerosas fábricas, entre las cuales sobresale la metalúrgica de Ekaterimburgo, la más grande de su tipo en toda Rusia. Encima un par de años después encontraron oro, y al poco tiempo ya había 85 yacimientos. Por si esto fuera poco, en 1831 encontraron un yacimiento de esmeralda, y por supuesto se pusieron a ver qué más había: terminaron encontrando zafiros y diamantes.

La ciudad creció, al punto que hoy es la cuarta ciudad en población, con un millón y medio de habitantes.

Ekaterimburgo

 

Entre las actividades para hacer en Ekaterimburgo, se puede visitar la llamada “Línea Roja” en pleno centro histórico.

Se trata de una vía turística que ayuda a los visitantes a realizar un paseo por los principales lugares de interés de la localidad. La vía turística cuenta con una audioguía en diferentes idiomas: en cada parada hay un número telefónico que podés marcar y del otro lado se escucha una grabación que te cuenta la historia que esconde ese sitio.

La Línea Roja, que recorre en total 35 lugares de interés, comienza y termina en el Monumento a Lenin en la Plaza 1905, justo en el centro administrativo de la ciudad.

Línea Roja de Ekaterimburgo

 

De los edificios más sobresalientes, se destacan:

Un castillo clásico que luego fue decorado con elementos neogóticos, y se conoce como la Casa de Sevastiánov; la sede del Teatro de la Ópera y el Ballet de Ekaterimburgo; la Iglesia sobre la Sangre en honor a todos los Santos, ubicada justo en el lugar en donde en 1918 fue fusilada la familia imperial rusa, los Románov; y el rascacielos Visotski, con 186 metros de altura. Lleva el nombre del poeta y actor más célebre de la época soviética, y desde su mirador se puede obtener una hermosa vista de la ciudad y sus alrededores, especialmente atractiva durante el atardecer.

Casa de Sevastianov
Teatro de la Opera y el Ballet
Iglesia sobre la Sangre en honor a todos los Santos
Torre Visotski

 

En Ekaterimburgo, el estadio encargado de recibir varios partidos del mundial es el Ekaterimburgo Arena. El estadio se construyó en los años 50 al estilo neoclásico, y actualmente es la sede del FC Ural.

Para la Copa del Mundo fue reconstruido según los requerimientos de la FIFA para competiciones internacionales, aunque su fachada histórica fue conservada.

Dispone de una capacidad total para 22.000 espectadores sentados, aunque temporalmente se le adicionaron 13.000 asientos que luego serán removidos.

Ekaterimburgo Arena