Sábado , octubre 20 2018

Croacia se mete primera vez en la final de un Mundial

Inglaterra y Croacia se disputaron la segunda plaza de la final de Rusia 2018, que ya tiene a Francia como uno de sus protagonistas. En este partido decisivo, el duelo de estilos marcó una clara diferencia que comenzó a resolverse desde los primeros movimientos.

No iban cinco minutos cuando el equipo británico, fiel a su estilo, abrió el marcador con un espectacular gol de tiro libre de Trippier. El defensor del Tottenham hizo una exquisita ejecución y obligó a Subasic a buscar la pelota en el fondo de la red. El golazo prematuro entonaba a los ingleseses que ya veían más cerca la clasificación, aunque la reacción balcánica no tardaría en llegar.

Un remate de media distancia de Perisic y las constantes asistencias al vacío de Luka Modric conformaron los argumentos más sólidos de los croatas para llegar al empate. Sin embargo, la presencia de Harry Kane representaba un peligro constante, aunque el máximo artillero del certamen no estuviera en su mejor día.

En la más clara que tuvo, el goleador expuso sus limitaciones al definir de manera espantosa frente al arquero. Incluso con toda la meta a su disposición, el nueve reventó el poste por el ángulo incómodo en el que se encontraba. De todos modos, la mala intervención del VAR anuló la acción por una supuesta posición adelantada.

Llevaban 29 minutos cuando Inglaterra tuvo una ocasión impresionante: Kane se pone mano a mano con el arquero Subasic, dispara, el arquero la desvía suavemente con la mano y queda a los pies del jugador inglés que nuevamente remata. La pelota pega en el palo, rebota en el arquero y sale hacia arriba yéndose luego hacia el lateral.

Durante los últimos minutos del primer tiempo Croacia la pasó mal por la cantidad de llegadas que tuvo Inglaterra. La velocidad de los delanteros ingleses combinada con saques largos de Pickford ayudaban al equipo de Southgate a jugar mucho más cómodo y seguro.

El segundo tiempo empezaba con mucho juego en el medio campo, con pocas llegadas a las áreas. Croacia tenía la posesión de la pelota, pero no lograban llegar con peligro.

Tuvieron que pasar más de 20 minutos para que llegara el gol. Vrsaljko manda un centro desde la derecha, Perisic le gana la partida a Walker y levantando la pierna manda un remate imposible de parar para Pickford.

Claramente ninguno de los dos equipos quería los 30 minutos adicionales, pero eran los croatas los que se envalentonaron cuando faltaban pocos minutos para el final y se mostraban mucho mejor que los ingleses. Pasada la media hora, los ataques de Croacia tuvieron a la defensa inglesa contra las redes, que de todas maneras pudo contener muy bien las llegadas del equipo balcánico.

Faltando 10 minutos, llegaban tres sustos seguidos para Pickford, cuando un error defensivo de Inglaterra fue aprovechado por Perisic aunque no pudo concretar; luego Mandzukic controló la pelota dentro del área y disparó aunque la mandó a las manos del arquero; y finalmente Perisic remató teniendo a Pickford en una posición difícil para la atajada, pero la pelota se fue por encima del travesaño. Todo eso en solo tres minutos.

En los primeros 15 del alargue, la más clara para Inglaterra ocurrió a los 8 minutos, cuando Vrsaljko sacó con la cabeza un pelotazo de Stones que iba derecho al arco. Para Croacia, la más clara llegó segundos antes del pitazo que cerraba la primera mitad del alargue. Mandzukic intenta un remate en el área pero se la para el arquero Pickford. Ambos jugadores chocaban y el delantero croata quedaba tendido en el suelo teniendo que ser atendido por el golpe sufrido en una pierna.

El cansancio en los jugadores era muy notorio, especialmente en Luka Modric que falló en varias ocasiones al dar pases o intentar agarrar la pelota.

El desempate llegó en la segunda mitad del alargue: iban tres minutos cuando Perisic cabecea y cuelga la pelota en el área, Madzukic la agarra de frente y larga un disparo cruzado que supera a Pickford y se clava en el ángulo.

En los minutos finales Inglaterra no consiguió el empate, y no solo le costó llegar al área rival, sino que además tuvo que defender su área porque los delanteros croatas continuaban atacando buscando el tercero.

Los balcánicos hacían un partidazo, y quedaron acomodados en su primera final de una Copa del Mundo, que jugarán este domingo ante Francia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *