Martes , diciembre 11 2018

Inglaterra pasó a semifinales

Falta de precisión y poco juego es lo que dominó el primer tramo del partido entre Inglaterra y Suecia, que terminó con un triunfo 2 a 0 de los británicos. El público del Samara vivió un encuentro trabado que se desarrollaba lejos de los arqueros Olsen y Pickford.

Suecia por momentos controlaba la pelota, pero no sabía qué hacer con ella. Apenas llegaban a la zona de tres cuartos mandaban un pelotazo lateral al área, pero la jugada no les funcionaba.

Tras 20 minutos, llegó el primer disparo de peligro. Una jugada de Raheem Sterling acabó en los pies de Harry Kane, el goleador del Mundial, que remató desde afuera del área con un tiro cruzado que pasó muy cerca del segundo palo del arquero sueco.

Con el paso del tiempo, el juego de Inglaterra se fue imponiendo al de Suecia. El conjunto de Southgate basaba su ataque en la banda derecha, en la que el extremo del Manchester City marcaba la diferencia.

El equipo británico se hizo fuerte en el Mundial por sus jugadas de pelota parada. Contra los suecos tampoco fallaron.

A los 30 minutos, cayó el primer gol tras el primer tiro de esquina del conjunto inglés. Harry Maguire conectó, de manera perfecta, un centro de Ashley Young al medio del área y con un cabezazo colocó la pelota en la esquina más lejana de Olsen.

A dos minutos del final “Los Tres Leones” pudieron estirar la ventaja después de un fallo defensivo. Sterling quedó mano a mano con el arquero, el cual supo achicar con eficiencia. Finalmente Andreas Granqvist terminó despejando la pelota.

En el segundo tiempo Suecia salía con más espiritu ofensivo buscando el empate. Ni bien empezaba, Berg recibe un centro desde la derecha y cabecea bien pegado al palo izquierdo, pero el arquero inglés logró salvar a su equipo usando sus manos.

La pelota parada, la estrategia más eficaz de Inglaterra, casi les consigue el segundo cuando en un saque lateral Young mandó un centro que acabó con un cabezado de Maguire al área, y no entró porque nadie llegó a rematarla.

Inglaterra también buscaba el seguno gol, y llegó a los 12 minutos. Fue una larga jugada de Inglaterra que la movió de lado a lado. La pelota terminó en los pies de Lingard que la puso al segundo palo y ahí, solito, estaba Delle Alí para rematar de cabeza.

 

Pickford fue la gran figura de Inglaterra, salvando a Los Tres Leones de por lo menos tres goles de Suecia. Los jugadores ingleses se empezaban a ver cansados pasada la media hora. Southgate todavía no había hecho cambios, y el primero fue la salida de Dele Alli, por Delph.

Sterling rozaba el 3 a 0 a los 32 minutos, cuando por poco no pudo anotar tras un centro de Tripper. A los suecos los salvó Augustinsson.

Al mismo tiempo, el equipo nórdico empezaba a buscar el arco de Pickford a la desesperada, pero el partido para los suecos iba muriendo lentamente y tenía pinta de que no iba a cambiar demasiado. Al minuto 90 Augustinsson tenía la chance de descontar en un tiro libre, pero la terminaba mandando a la tribuna. Los ingleses incluso siguieron buscando el área de Suecia tratando de convertir el tercero hasta el silbatazo que marcó el final del partido, tras los cinco minutos adicionados.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *