Sábado , marzo 23 2019

Garrincha y una radio que sólo funcionaba en sueco

Durante el mundial de Suecia de 1958, el seleccionado brasileño contó con la presencia de Garrincha, un delantero que llegó a convertirse en una de las grandes glorias del fútbol mundial. Todo esto pese a tener los pies girados 80 grados hacia adentro, una pierna 6 cm más larga que la otra, la columna vertebral torcida y ser considerado por el psicólogo del seleccionado como un débil mental no apto para desenvolverse en un juego colectivo, por los problemas que le había ocasionado una severa poliomielitis.

Manuel Francisco dos Santos, Garrincha.

 

Un día Garrincha apareció en la concentración con una nueva adquisición: una radio a transistores, muy moderna para la época, e increíblemente costosa… la había pagado más de cien dólares. Todos sus compañeros lo felicitaron por la compra, excepto Mario Américo, el masajista de la selección, quien lo apartó y le manifestó que había hecho un mal negocio, diciéndole que el aparato no le iba a servir en Brasil ya que solamente funcionaba en sueco.

Con gran ingenuidad, Garrincha prendió la radio y constató lo que decía el masajista: en todas las estaciones radiales los locutores hablaban el idioma escandinavo. El brasileño puteó por lo bajo al vendedor del aparato, y se lo terminó vendió al desalmado masajista: consiguió cuarenta dólares de los cien que había pagado, pero se fue con la promesa de que nadie se enteraría de su inocente compra.

Aún con todos sus problemas, Garrincha es considerado el mejor puntero derecho de la historia. La noche, el tabaco y el alcohol, truncaron su vida en 1983, cuando tenía sólo 49 años.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *